HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO I.

Puede ser una imagen de 2 personas

—Me transformas el agua en sangre. Me llenas el reino de ranas y bichos, y me matas el ganado. ¿Qué diablos quieres ahora?

—Que dejes a mi pueblo marchar. ¡Ah! Y un todoterreno, y pasta para gasofa, que ya estoy mayor para andar haciendo el cabra por el Sinaí.

—¿Y dejas de joderme con las plagas?

—Palabrita del niño Jesús, aunque aún falte un cacho para que nazca.

—Venga, va. ¡Tyaty! Dale a Moisés el Toyota negro, y una visa para gasolina —se vuelve a Moisés—. Y tú, piérdete con tu pueblo por el desierto, o haced lo que os plazca, pero ¡aire! Deja ya de dar la murga.

El faraón emérito dirigió una mirada reprobatoria al faraón en ejercicio. «Le faltan bemoles a este hijo mío para llevar los asuntos del Estado. Cualquier día nos invaden los asirios, los hititas o cualquier otro guiri, y ya verás tú qué divertido. A la que pueda, me abro para el reino de Saba».

Tyaty: cargo equivalente a un prime ministro en el Egipto faraónico.

Un comentario en “HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO I.

Responder a charopg Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: