HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. X

Al protagonista de esta historia ya lo hemos visto en otra. No me hace gracia repetir personajes, pero me han dicho que cuente esto, que es relevante. Entonces, voy yo, y lo cuento. Hablo de Moisés, el que consiguió que el faraón de Egipto liberase al pueblo elegido, y le diese a él un todoterrenoSigue leyendo «HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. X»

HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. IX

Lo tengo crudo. El último encargo que he recibido es escribir una biografía novelada de Daniel. Pero no del Daniel que hace de James Bond, Daniel Craig. Eso sería sencillo. La que me piden es la del profeta Daniel. Me entra la tembladera cuando tengo que documentarme en la Biblia para hacer mi trabajo. EsSigue leyendo «HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. IX»

Medicina preventiva

De niño, cuando, pasada la excitación de la novedad, los juguetes eran arrinconados pero las ganas de jugar seguían vivas, pocas compañías resultaban tan apreciadas como mi prima Valeria. Nos bastaban unas sillas, nuestra imaginación y la inspiración que nos facilitaban los programas de televisión que bebíamos de un receptor en blanco y negro queSigue leyendo «Medicina preventiva»

HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VIII

—My, my, my Delilah… «¡Qué pesado! Todos los días, la misma cancioncita a todas horas. A él le parecerá muy romántico, pero es que todo el día con el mismo sonsonete, aburre. »Se lo he dicho mil veces, y nada. Como quien oye llover. Delilah para arriba, Delilah para abajo… El caso es que noSigue leyendo «HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VIII»

Cuestión de acostumbrarse

El paisaje. Tengo que aprender a reinterpretarlo. Lo que está, no a donde se va. No ha cambiado. Los mismos árboles, el mismo perfil quebrado de la sierra. El embalse, la afloración triangular del cerro, el castillo. Incluso las nubes, que se desperezan con lentitud entre los collados antes de elevarse majestuosas para decorar deSigue leyendo «Cuestión de acostumbrarse»

HISTORIA SACRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VII

Ruth llegó a casa con el alba. Esther calentaba leche de cabra en el fogón recién encendido. —Hola, mi niña. ¿Qué tal la noche? —Flojita. —¿Cuántos? —Ocho. Hasta he tenido tiempo de hacer algún descansito. Así no saldré de pobre en toda la vida. —¿Alguno te ha pedido alguna cosa rara? —Querida, ¿quién no tieneSigue leyendo «HISTORIA SACRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VII»

HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VI

Fue todo una que Bob Marley hiciese un alto en Jerusalén, en su camino para rendir pleitesía al Ras Tafari en Etiopía, conociera al rey David y le regalara una guitarra eléctrica, para que este arrinconase el arpa, se acabaran los salmos, y el rock and roll y el reggae se pusieran de moda enSigue leyendo «HISTORIA SAGRADA CHUSCA SIN ORDEN NI CONCIERTO. VI»